Drive

Thriller bastante sombrío e intenso que realiza un homenaje al cine criminal de los 80

Ryan Gosling es un crack al volante que de día trabaja en un taller de coches y como especialista de cine. Y, algunas noches utilizará esa habilidad para trabajar como chófer de delincuentes, hasta que conoce a su vecina Irene y su vida dará un giro.

Desde el comienzo, Drive te incita a pegar el ojo a la pantalla y no perderte ni un solo detalle, poniéndote en una ligera tensión. Gosling interpreta a alguien bastante taciturno y que en los primeros 20 minutos de película logra embelesarnos tan solo con su mirada, la acción de la escena y tensión. Con unos créditos bastante peculiares, pues son de color rosa, y una canción bastante acertada, da comienzo una de las mejores películas que he visto.

El conductor temerario conocerá a su vecina, la cual tiene un hijo pequeño, y comenzará a evolucionar su personaje, hablando algo más, pero lo justo, y enfatizando su lado más sombrío. Irene despertará algo en él, pero pronto aparecerá el padre de su hijo y volverá al lado oscuro, aunque no desaparecerá de la vida de ella. Posteriormente, se verá un Gosling más violento que buscará justicia por su parte, y se podrá contemplar un gran desenlace que dejará atónito. Aunque pueda parecer que Drive tiene una temática argumental bastante vista, tiene mucha personalidad, consiguiendo el resultado perfecto.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*