Inicio Actualidad 27º FANCINE: Welcome to the ‘Jungle’

27º FANCINE: Welcome to the ‘Jungle’

96
0
Compartir
Jungle
Daniel Radcliffe en Jungle

Jungle, la última obra de Greg McLean que cuenta con Daniel Radcliffe como protagonista, tuvo su primer pase de preestreno el pasado domingo en el mítico cine Albéniz de Málaga, rubricando el ecuador del 27º Festival de Cine Fantástico (FANCINE) organizado por la universidad malacitana

Fancine jungle
Cartel del FANCINE

Quien se aburre estos días en Málaga es porque quiere. El Cine Albéniz lleva acogiendo desde el pasado jueves, y continuará haciéndolo hasta el próximo, un extenso cartel de películas de preestreno a tan sólo dos euros por pase. Todo esto es posible gracias a la encomiable labor que la Universidad de Málaga y sus colaboradores están llevando a cabo, con especial mención a los estudiantes que se han prestado como voluntarios para sacar adelante este evento que ya ha sobrepasado el ecuador de su programa de proyecciones.

He de decir que, hasta ahora, puedo vanagloriarme de una buena intuición a la hora de hacer mi selección de visionados. Precisamente fue la película inaugural, la húngara Jupiter´s Moon, la cual no pude elegir, ya que era el único film del día, la única que me ha decepcionado. La cinta de Kornél Mundruczó abría el festival ostentando los laureles cosechados en Cannes y Sitges, aclamada como una buena obra a caballo entre el cine social y el fantástico. Mi percepción fue totalmente distinta. Tras un plano secuencia inicial muy bien ejecutado, frenético, el tono crítico ante la situación de los refugiados se diluye a medida que avanza una trama con excesivos elementos mesiánicos.

Como adelantaba, mis elecciones del día siguiente me hicieron olvidar el hastío inaugural. La danesa 3 Things, con un correcto Nikolaj Coster-Waldau al frente del reparto, me sorprendió gratamente con un guión fluido en un thriller de final ensordecedor que cumple a la perfección con la regla de las tres unidades aristotélica. Tras ella, visualicé mi joya de la corona a nivel estético en lo que llevo de festival: Mutafukaz, un anime que supone una maravillosa hibridación a todos los niveles surgida de la unión franco-japonesa de sus creadores, Shoujirou Nishimi y Guillaume Renard.

El encuentro el viernes con el director Brian O´Malley antes y después de la proyección de su película de terror The Lodgers fue bastante más satisfactorio que el que presencié veinticuatro horas después con Sadrac González por su obra Black Hollow Cage. El irlandés presentó una notable película de horror gótico que sirve de crítica metafórica a la nobleza europea y a la idea perniciosa de la pureza de sangre. Además, según dijo el propio O´Malley, The Lodgers constituye un hito para su país, dado que es el primer largometraje de fantasmas producido en Irlanda. Sin embargo, el catalán presentó una mediocre cinta de ciencia ficción, lenta y exasperante, que buscaba sin demasiado éxito la profundidad del cine de Haneke en sus planos largos. Los efectos especiales reducidos, muy concretos, en un escenario mínimo bien cuidado, con claras influencias de Ex-Machina pese a la negación y el repudio poco elegante de González a la misma, constituyen lo mejor de la película junto a la gran interpretación de Lowena McDonell en el papel protagonista.

Tras Black Hollow Cage, pude disfrutar de otra gran película irlandesa, Pilgrimage, en la que Tom Holland cambia su traje de trepamuros por el hábito de un monje. Este film medieval, violento y sucio, nos muestra a un Richard Armitage en estado de gracia que consigue hacer del villano de la historia una apología del hereje.

Y al fin llegó el domingo y con él las historias de supervivencia. Jungle se alzaba como una de mis favoritas tras la visualización del tráiler y, aunque no me decepcionó, salí con la sensación de no haber visto nada nuevo, ya que la trama, basada en una historia real, tiene un ritmo narrativo que surge de la combinación de Into the Wild con The Revenant. En cualquier caso, Daniel Radcliffe parece cada vez más cómodo en películas que llevan su capacidad actoral al límite. En esta ocasión consigue una actuación sólida, a costa incluso de sacrificar su físico, a la hora de interpretar a un chaval pequeño burgués con anhelos de viajero romántico que lo pasa realmente mal cuando ha de enfrentarse a la vasta selva amazónica. También cabe destacar que la fotografía es inmejorable, consiguiendo una mezcla interesante de colores intensos y apagados que otorgan a cada fotograma una sensación de sucia nitidez.

Finalmente, el fin de semana se cerró con el interesantísimo largometraje indio Trapped, que supone el contrapunto de Jungle en cuanto a lo que significa una survival movie, ya que si ésta expone los peligros que acarrea adentrarse en un territorio indómito y salvaje, la otra consiste en poner de manifiesto que no sólo lo externo a la civilización puede matarte, sino que también el piso que habitas, tu supuesta zona de confort, puede hacerlo si te quedas encerrado en él y absolutamente incomunicado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here