Inicio Críticas Una serie de catastróficas desdichas

Una serie de catastróficas desdichas

58
2
Compartir

Las historias destinadas al público infantil suelen estar bañadas por un halo de positividad. Un “todo va a terminar bien”, pese a todo lo horrible que está ocurriendo en este momento. Desde el comienzo de Una serie de catastróficas desdichas el narrador nos asegura que esto no va a ser así. Conforme van pasando los capítulos, nos lo llegamos a creer. Basada en los bestsellers mundiales del escritor Lemony Snicket, pseudónimo de Daniel Handler, se esconde una historia con tintes humorísticos que enmascaran una serie de desgracias y aventuras catastróficas. La serie, estrenada el 13 de enero en la plataforma de vídeo por streaming Netflix, ha supuesto uno de los primeros éxitos televisivos del año. A través de ocho episodios recorreremos los 4 primeros libros de los 13 que componen toda la saga, adaptando cada dos capítulos uno de los libros.

La serie relata la trágica historia de los huérfanos hermanos Baudelaire, que tras la inesperada y repentina muerte de sus padres tienen que irse con su tutor más cercano, el malvado conde Olaf. El conde Olaf intentará toda una serie de artimañas para hacerse con la suculenta herencia de los Baudelaire, pero los hermanos siempre tratarán de desbaratar sus planes y argucias para seguir descubriendo pistas sobre la misteriosa muerte de sus padres.

Toda la serie denota en sí un gran trabajo de producción y planificación. Un proyecto a largo plazo para sacar adelante la adaptación de todos los libros, algo truncado tras la memorable adaptación cinematográfica de 2004. Con un ritmo lento y calmado, se conciencia en hacernos sentir apego por los protagonistas, en conocerlos, en escarbar en detalles y sucumbir en ocasiones a demasiado metraje. Una serie a la cual tanto niños como adultos pueden exprimir todo el jugo. Los primeros verán a unos pequeños que tienen una continua lucha contra un villano que intenta arrebatarles todo lo que tienen. Los segundos verán un mensaje más retorcido y perverso sobre el funcionamiento del mundo: hay personas malas en el mundo que sienten la necesidad de pisotear a los demás para alcanzar sus metas.

Ambientes góticos y lúgubres nos meten de lleno en unos parajes inhóspitos que realzan el espíritu de la serie. Rabia, impotencia y desesperanza se transmiten en cada fotograma en una producción que bebe del estilo de Wes Anderson (Fantástico Mr. Fox). Se nota de lleno la mano de Barry Sonnenfeld (Pushing daisies) detrás de las cámaras, captando esa estética de cuento que impone el guion de la historia. Recrea un mundo atemporal que pudiera enmarcarse entre los 70, los 90 y por momentos en la más absoluta actualidad. Es una mezcla visual, sonora y estética memorable. Las canciones que rodean a toda la serie, sobre todo la cabecera que cambia cada dos episodios, presenta los hechos que van a ocurrir a continuación.

En cuanto al elenco actoral, creo que es de lo más acertado. Los hermanos Baudelaire, encarnados por Malina Weissman, Louis Hynes y Presley Smith, tienen química en pantalla y les cogemos cariño. Los que destacan en estos episodios son dos: Patrick Waburton (Seinfeld) como el propio Lemony Snicket, que se introduce en la serie como narrador y aclarador de los hechos con un tono sobrio, cínico y sarcástico; y Neil Patrick Harris (Cómo conocí a vuestra madre), como el malvado conde Olaf, con un toque siniestro y alocado que se roba toda la serie. También tenemos a K. Todd Freeman como el odioso señor Poe, un personaje que me sacaba de quicio. Acompañan la participación puntual y brillante de caras como la de Alfre Woodard, Aasif Mandvi, Don Johnson o Joan Cusack.

Una serie de catastróficas desdichas se ha convertido en todo un éxito por sí misma. Muchos no pueden evitar compararla con su predecesora cinematográfica. Personalmente, considero ambos productos separados e igual de buenos para el formato en el que se han rodado. Netflix ya ha anunciado mediante un críptico mensaje que la segunda temporada está en marcha. Yo tengo ganas de ver qué más les puede ocurrir a los desgraciados Baudelaires.

  • Título original: A Series of Unfortunate Events (TV Series)
  • Año: 2017 | Temporada: 1
  • Capítulos: 8 | Duración: 50 min.
  • Director: Barry Sonnenfeld, Mark Palansky, Bo Welch
  • Guion: Mark Hudis
  • Música: James Newton Howard
  • Fotografía: Bernard Couture
  • Reparto: Neil Patrick Harris, Patrick Warburton, Malina Weissman, K. Todd Freeman, Louis Hynes, Presley Smith, Usman Ally, Matty Cardarople, John DeSantis, Aasif Mandvi
  • Productora: Netflix / Paramount Television

75/100

2 Comentarios

  1. Esta primera temporada me encantó, es fiel a los libros pero no se siente encorsetado y, encima, tenemos esa subtrama que se han sacado de la manga y con la que nos han estado engañando durante toda la temporada. Tengo muchas ganas de ver como continua la serie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here