Inicio Cine Doctor Strange, la mística llega a Marvel

Doctor Strange, la mística llega a Marvel

32
0
Compartir

La Fase 3 del Universo Cinemático de Marvel continua viento en popa a toda vela. Si hace unos meses Capitán America: Civil War daba con la tecla exacta en la que juntar a todos los superhéroes de su universo en una gran historia, ha sido en Doctor Strange donde una nueva realidad se plantea y todo el universo se expande. Una presentación formal de un nuevo personaje para el medio audiovisual, extraído directamente de las paginas creadas por Stan Lee y Steve Ditko en julio de 1953, e interpretado en carne y hueso por el gran Benedict Cumberbatch (Sherlock, The imitation game). La película nos plantea un guión iniciático con ciertas reminiscencias a Iron Man, pero que en el segundo segmento del film recorre senderos diferentes a los de su compatriota. Destaca además, ya desde el comienzo, un estilo visual muy cuidado, que evoca imágenes imposibles que recuerdan a los mejores fotogramas de Matrix u Origen.

El doctor Stephen Strange es un cirujano de éxito que se jacta de ello, una persona narcisista y ególatra que solo busca alardear de su talento. Su vida cambia radicalmente el día que un accidente automovilístico deja sus manos maltrechas, sin posibilidad ni esperanza de cura con la medicina tradicional. Jugando su última carta, decide emprender un viaje a una comunidad aislada en Nepal llamada Kamar-Taj para curarse. Para su sorpresa este no será solo un centro de recuperación avanzado, sino que es un templo que ejerce como primera línea de batalla contra las fuerzas místicas y oscuras que asolan nuestra realidad, nuestro mundo. Adiestrado con poderes mágicos, el doctor Strange tendrá que elegir si volver a su antigua vida o defender el mundo entero que habita.

El aspecto visual de toda la película rompe con las leyes de la lógica y la física para adentrarnos en un universo plagado de magia y hechicería. Para ello, Scott Derrickson realiza varias secuencias con múltiples edificios moviéndose en varios planos geométricos a la vez que los personajes deambulan por ellos. Imposibles arquitecturas Escher o primitivos mandalas sirven para representar los hechizos y su invocación con gran luminosidad y pirotecnia. El trabajo de Insdustrial Light & Media ha sido realmente soberbio en este aspecto, regalando unas composiciones de imagen caleidoscópicas que dan una fuerza inmersiva a la película. Todo el universo se vuelve deformable, las leyes de la física no sirven para nada y la sucesión de descomposición parece no tener fin. Redondean los aspectos técnicos la buena banda sonora compuesta por Michael Giacchino y un setlist de canciones muy bien elegidas.

Imagen: Jay Maidment (© 2016 Marvel)

El elenco actoral de todo el film está más que correcto. Benedict Cumberbatch esta soberbio como Stephen Strange, creando un personaje egocéntrico, pedante y con un sentido del humor tan irónico que recuerda al mejor Tony Stark. Completa la plantilla una Tilda Swinton que nos regala una brillante actuación más con un personaje rocambolesco, y un Madds Mikkelsen como el villano, otorgándole carisma y personalidad a un personaje que poco tiene que hacer con el guión que le han dado. Completan de forma estimable unos secundarios entre los que destaca la aparición de Rachel McAdams, que saca brillo pese a adolecer de los mismos problemas de guión que su compañero.

El problema de toda la película es que no sorprende para nada. El guión es un 90% predecible desde el minuto cinco de la película. Es una pena, ya que el riesgo corrido en la estética no ha guiado un guión que se saliera de los tópicos de toda historia de siempre. El personaje termina siendo un desconocido para gran parte de la audiencia, no para de ir de un sitio a otro atropellado por los acontecimientos, sin saber ni comprender sus intenciones ni el porqué de sus decisiones. De nuevo encontramos otro de los males de este tipo de producción; el villano está muy bien plasmado por Mikkelsen, pero es desaprovechado al rodearlo de unos secuaces de poca monta y al cortarle minutos en pantalla. En líneas generales, el último blockbuster de Marvel cumple a la perfección como introducción a un nuevo personaje a su vasto universo, tan avanzado con una película entretenida. Posee una personalidad propia que lo hace destacar y una estética rompedora e inmersiva, por lo que espero que su inclusión en futuros films o en una segunda parte intente arriesgar un poco más en su historia.

  • Título original: Doctor Strange
  • Año: 2016
  • Duración: 115 min.
  • Director: Scott Derrickson
  • Guion: C. Robert Cargill, Scott Derrickson, Jon Spaihts
  • Música y Fotografía: Michael Giacchino, Ben Davis
  • Reparto: Benedict Cumberbatch, Chiwetel Ejiofor, Rachel McAdams, Mads Mikkelsen, Tilda Swinton, Benjamin Bratt, Michael Stuhlbarg, Scott Adkins, Zara Phythian, Alaa Safi, Katrina Durden, Neve Gachev, Amy Landecker, Dante Briggins, Tony Paul West, Daniel Eghan, Annarie Boor, Jill Buchanan, Pezhmaan Alinia, Stan Lee
  • Productora: Marvel Studios

Valoración: 68/100

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here