Inicio Ocio Rascafría, naturaleza viva

Rascafría, naturaleza viva

54
0
Compartir

¿A quién no le apetece con este calor refrescarse a todas horas? Ponemos rumbo a Rascafría un municipio situado en el Valle del Lozoya en la sierra noroeste de la Comunidad de Madrid

Cómo llegar:  Por la A-1 hasta la salida 69, donde se toma la M-604 en dirección a Rascafría.  Cruzamos el núcleo urbano y continuamos por la M-604 hasta el kilómetro 27.6. Está todo  señalizado.

Cuando pensamos en el verano y en el calor es inevitable que venga a nuestra cabeza alguna forma de refrescarnos, es inevitable pensar en el agua. Hoy nuestros planes tendrán como  protagonista, el agua.Nuestra primera parada será en uno de los saltos de agua más famoso de la Comunidad de Madrid, la Cascada del purgatorio.

El comienzo de nuestra ruta tendrá lugar en otro lugar emblemático el Monasterio del Paular, en el Valle del Paular, allí en su aparcamiento dejaremos nuestro vehículo para comenzar a disfrutar de nuestro camino.El Monasterio del Paular se encuentra a escasos dos kilómetros del pueblo de Rascafría en dirección al puerto de Cotos y es visitable, por si también os animáis.

monasterio del paular

Partiendo desde allí cruzaremos la carretera y atravesamos el Puente del Perdón, continuando por un camino asfaltado. Después seguiremos el camino indicado para los peatones y que nos conducirá hasta Las Presillas, nuestras coprotagonistas.

Las Presillas se tratan de un área recreativa, donde las aguas del río Lozoya han sido retenidas de forma natural, creando unas presas, unas piscinas naturales que son un verdadero regalo.

Aquí podemos hacer nuestra primera parada y darnos un baño en sus aguas gélidas, o para los menos intrépidos o que prefieran un plan más relajado, podemos pasar el día allí, tumbados en el césped, remojándonos de vez en cuando, en su zona de picnic.

Un sitio ideal para pasar el día en familia y rodeados de naturaleza, sin el ajetreo de una gran ciudad.Aunque si que es posible que en verano sobre todo los fines de semanas nos encontremos con bastante afluencia de gente.

Para los más curiosos e intrépidos les aconsejamos que sigan nuestro viaje para ver la Cascada del Purgatorio, más tarde tendremos tiempo de darnos un chapuzón.

La ruta tiene una distancia de unos 6,5 km y es bastante agradecida,  tiene una dificultad media pero pueden llevarla a cabo desde niños a personas mayores sin una excesiva dificultad.

Después de pasar las Presillas, nos encontraremos un camino que recorreremos durante unos 2km, quizás la parte más fácil del camino y la menos espectacular.  Después continuaremos durante 1km y medio aproximadamente y ahora si nos estamos acercando  uno de nuestros actores principales, el arroyo Aguilón,  donde continuaremos caminando junto a su ribera, rodeada de pinos y robles, hasta que finalmente llegaremos a la Cascada del Purgatorio.

La cascada se puede observar desde una plataforma de madera acondicionada para ello. Para los que les gusten las cascadas, los saltos de agua, merece mucho la pena.

Aunque la cascada más espectacular se encuentra detrás de esta, para ello hay subirse por algunas piedras que nos encontraremos por la parte izquierda, pero el esfuerzo habrá merecido la pena, porque la sensación que se te queda al verla es indescriptible.

El camino de vuelta lo realizaremos por la misma ruta de la ida, con lo que podremos disfrutar del agua serpenteante del  arroyo, disfrutar de la naturaleza y cuando lleguemos de nuevo a Las Presillas, darnos el más refrescante y merecido chapuzón.

“El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza”.

cascada-purgatorio

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here