Inicio Críticas American Gods

American Gods

188
0
Compartir

Era 2011 cuando saltaron a la palestra los rumores de que HBO iba apostar por una adaptación de una de las obras más reconocidas del maestro Neil Gaiman. Pero en 2014, el propio presidente de HBO desestimó la rumorología advirtiendo que no habían dado con un guion que les convenciera. Tras ello, ese mismo 2014, FremantleMedia adquirió los derechos de la novela para adaptarla a un drama de fantasía. En julio de ese mismo año fue la cadena Starz la que anunció que el sorprendente Bryan Fuller (Pushing Daisies, Hannibal) y Michael Green estarían al frente de la serie. Y llegamos al pasado 01 de mayo de 2017, cuando la serie por fin ha puesto pies en polvorosa. Aunque originalmente se emite en Starz, en España la podemos disfrutar gracias a Amazon Prime.

Hablar de qué va exactamente American Gods es algo complicado, y más si lo intentas con un neófito en el material que adapta. Sombra cumple condena en una prisión, pero justo unos días antes de salir, su mujer y mejor amigo acaban de morir en un accidente. En mitad de un tormentoso vuelo camino a casa para el funeral, conoce a Mr. Wednesday. Este le ofrece un trabajo, ser su guardaespaldas durante un peligroso viaje por todos los Estados Unidos. Este será un viaje de reclutamiento de dioses antiguos mitológicos, ante una guerra inminente contra los nuevos y modernos dioses paganos de la tecnología.

El desarrollo de los ocho episodios de esta primera temporada tiene una visión partida por dos tipos de espectadores. El que no conoce el material original tardará tres episodios en empezar a simbiotizar con la serie, empezar a comprender la estructura y la forma de narrar. Los fieles lectores del señor Gaiman empatizamos desde el capítulo uno, nos hacemos la boca agua con cada imagen y aplaudimos cómo Bryan Fuller ha conseguido trasladar la novela de tal forma, e incluso mejorar algunos puntos. Una mezcla ecléctica de drama, acción, violencia, sexo y mitología vistas a través de un críptico caleidoscopio de imágenes que tratan de sumergirte en el misticismo y onirismo que plantea toda la serie.

En el fondo, American Gods no es más que un irónico viaje del héroe. Eso sí, de un héroe perdido, de un mentor que nunca deja las cosas claras y de una trama que nunca es condescendiente con el espectador hasta sus últimos retazos, excepto de nuevo, para el lector familiarizado. Pero es que esta es la misma perspectiva que tenemos en la novela, y por lo que me parece tan grandiosa adaptación. Recuerdo mi inmersión lectora, en la que me sentía como Sombra, perdido en un mar de dudas, donde no sabía nada y no entendía ni la mitad de lo que ocurría. Paciencia, amigos, no perdáis los estribos, todo llegará.

Puede que el cierre de la temporada se note algo frustrante para el espectador, o que sepa a poco. Estos ocho capítulos han sido un gran prólogo de la situación, poner los pies en polvorosa y conocer los hilos que explotarán en la segunda temporada. Hemos conocido a los personajes, nos hemos situado con las historias de los diferentes dioses que abrían cada capítulo y hemos comprendido el conflicto que se cocía en el ambiente. Este viaje de los dos protagonistas recorriendo América ha dado mucho de sí, más de lo que puede parecer en un principio. Muchas de las claves para la próxima temporada están ahí (ya ha sido renovada), pero de nuevo es el lector el que tiene la sartén por el mango para comprender un poquito más.

Si por algo destaca finalmente American Gods es por su estética. Bryan Fuller está en su salsa para dar rienda suelta a su talento. El tono de la serie, plagado de elementos sexuales, momentos incómodos y situaciones oníricas, hace que Bryan exhiba ese sello personal que con cada serie va a más. Tendremos momentos que creeremos ver de nuevo los borbotones de sangre de Hannibal o un poco de la luz colorida de Pushing Daisies y Wonderfalls. El estilismo cuidado al extremo, el nivel fotográfico de cada plano, la dirección de arte como marca de la casa.

Destacan también las actuaciones. A nivel personal, y descartando de partida que Ian McShanne (Piratas del Caribe) lo iba a clavar como Mr. Wednesday o Gillian Anderson (Expediente X, Hannibal) como la Televisión, estoy gratamente sorprendido con Emily Browning (Sucker Punch) como Laura Moon y Pablo Schreiber (Orange is the new black) como Mad Sweeney. Si que me chirrían un poco los efectos sonoros, no acaban de ser de mi agrado, pero bueno, una minucia que no ensombrece para nada el resto.

Mis expectativas para la segunda temporada están incluso más altas que con la primera. Realmente creía en el trabajo de Bryan Fuller, y no me ha defraudado para nada. Cada semana, cada lunes, mis 60 minutos de American Gods se han convertido en algo obligatorio, como en su momento sucede con Game of Thrones. American Gods se ha abierto un hueco aún mayor en mi corazón (su libro está entre mis favoritos). Si queréis ver un análisis capítulo a capítulo de un no lector al que también le ha encantado, podéis leer a mi compañero José María Molano, que ha ido escribiendo sobre ello en la página.

  • Título original: American Gods
  • Año: 2017
  • Capítulos: 8 Duración: 60 min.
  • Director: Bryan Fuller, Michael Green, David Slade, Adam Kane, Vincenzo Natali, Guillermo Navarro, Floria Sigismondi, Craig Zobel
  • Guion: Bryan Fuller, Michael Green, Robert Richardson
  • Música: Brian Reitzell | Fotografía: Jo Willems
  • Reparto: Ricky Whittle, Ian McShane, Emily Browning, Pablo Schreiber, Bruce Langley, Yetide Badaki, Jonathan Tucker, Gillian Anderson, Demore Barnes, Dane Cook, Cloris Leachman, Peter Stormare, Crispin Glover, Orlando Jones, Mousa Kraish, Chris Obi, Omid Abtahi, Betty Gilpin, Kristin Chenoweth
  • Productora: Starz | Amazon Prime

95 / 100

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here