Inicio Críticas GLOW, el wrestling llega a Netflix

GLOW, el wrestling llega a Netflix

137
0
Compartir
GLOW (Netflix)

La lucha libre como evento de entretenimiento deportivo nació en la década de los 80, cuando a la World Wrestling Federation de Vince McMahon se instaló y absorbió el resto de pequeñas compañías, formando la World Wrestling Entertainment que hoy conocemos y que podemos seguir en nuestro país por Neox cada fin de semana. Pero también nació en los 80 un programa de lucha libre protagonizado únicamente por mujeres que luchaban, las Gorgeus Ladies of Wrestling. Este programa ha sido el eje central de inspiración para esta GLOW de Netflix.

Viendo el programa en el que se inspira, era ciertamente cutre, con mujeres en mallas llenas de brillos y colores que exageraban sus interpretaciones e historias. Casi todas llenas de discriminación racial, tipificación femenina, estereotipos descarados y una sexualización total. Por fortuna, GLOW no es simplemente esto. Es una carta de denuncia a través del nacimiento de la lucha libre femenina.  Así, nos metemos en la piel de Ruth, una actriz que no encuentra trabajo, con una vida que va en caída mortal. Una oportunidad surgirá cuando un nuevo programa aparece en su horizonte. Con varios baches en el camino a superar, se formará todo un grupo de mujeres que lo darán todo para triunfar.

GLOW es una serie adictiva, y en sus inicios no sabes muy bien por qué. Dibujando una caricatura de la época ochentera vamos descubriendo a un grupo de mujeres de lo más variopinto. Sus experiencias personales empiezan a combinarse, reflejando toda la América machista, conservadora y chovinista. La serie se centra más en recrear el drama de sus historias personales que en ser un simple show. Liz Flahive (Homeland) y Carly Mensch (Orange Is The New Black) no deja pasar la oportunidad en sus diez capítulos de lanzar un mensaje tanto feminista como liberal de forma sutil y comedida, pero que se lee bien entre líneas. No todo es drama o mensaje, quedan momentos de comedia o simplemente entretenimiento. Pero hay que dejar claro que GLOW es mucho más que lo que muestra su trailer.

Son tres puntos los que más me han gustado de toda la serie:

  • Los temas: el aborto, el racismo, la superación personal o la crítica social. Con las chicas vivimos sus historias, sus dramas o situaciones, nada fáciles, que las han llevado a donde están. Todo un acierto que se va revelando poco a poco. Así como las temáticas sociales, extrapolables a hoy en día, como la desigualdad hollywoodiense entre hombres y mujeres.
  • Las actrices: Cada una está más que correcta, ninguna consigue destacar tanto como para eclipsar, ni sus dos principales Allison Brie (Community) y Betty Gilpin. Y es que todas saben hacerse un hueco, tener su momento y destacar por sí mismas en sus roles.
  • Montaje: técnicamente la serie es una maravilla. Lo que más me ha gustado ha sido el montaje, que le da un aire diferente; así como la playlist ochentera cañera, que conquistó rápidamente mi corazón desde ese tema inicial.

A través de diez capítulos de 30 minutos la serie va ganando enteros con cada uno de ellos. Los primeros episodios se pueden hacer algo farragosos, tanto que a veces pensemos que nos han vendido algo que no era. Pero va a mejor, creedme. Y engancha. Poco a poco iremos recorriendo el proceso de un nuevo show en Hollywood, desde sus primeros pasos hasta la obtención de capital, comprendiendo lo complicado de la producción en cualquier serie o película que vemos; como también conociendo a nuestras protagonistas, nuestras luchadoras y sus historias personales. Llegaremos a un desenlace muy interesante que deja con ganas de más GLOW.

70 / 100

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here